CannabisCultivo

Paso a paso (V): cómo transplantar marihuana

Paso a paso (V): cómo transplantar marihuana

Tras un mes en maceta pequeña, la planta pide pasar a su recipiente definitivo.

Segundo transplante marihuana

En el post número 3 de la serie paso a paso os contábamos cómo germina la marihuana y el primer transplante de la bandeja alveolada a la maceta de tamaño reducido. Pues bien, ahora toca decir adiós a ese recipiente para alojarla en su definitivo hogar para que continúe creciendo correctamente. Vamos con la segunda parte de transplantar marihuana.

Lo primero es insistir en que el día de transplante no se riega la planta para que el cepellón no se vea afectado a la hora de cambiarlo de lugar. Estando seco estará más compacto y no habrá opción de que se deshaga. Sacamos el cepellón con cuidado, apretando los laterales de la maceta y veremos que las raíces habrán colonizado todo el sustrato. Si continuara en este recipiente se produciría un déficit alimentario o incluso una asfixia y la planta se echaría a perder.

La maceta definitiva es de unos 11 litros. Primero vertemos un poco de sustrato. Cuando está a la mitad, introduciremos el pan de raíces para luego rellenar el resto con más sustrato hasta dejar dos dedos libres en la zona superior para el riego. Volvemos a colocar su correspondiente etiqueta y ya estaría lista.

Con respecto a los nuevos cuidados, cambiaremos el fotoperiodo de 18 + 6 horas de luz diurna y nocturna a 12 y 12 para que la planta interprete la llegada del otoño, tiempo de floración. Necesitaremos para este nuevo periodo un fertilizante y tratamientos preventivos para insectos y hongos.

En las siguientes dos semanas veremos un crecimiento desmesurado, ya que la planta dejará el mayor espacio posible a los cogollos para su mejor desarrollo. Ahora solo queda esperar… ¡al siguiente post! ¡Nos leemos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *