CannabisCultivo

Paso a paso (XII): cultivo de semillas feminizadas I

Paso a paso (XII): cultivo de semillas feminizadas I

Os mostramos la feminización de semillas de cannabis con STS o Tiosulfato de plata

semillas feminizadas

Bienvenidos un día más al blog. Gracias a Marihuana TV os traemos un nuevo número de la serie paso a paso. Hoy es turno de la reversión del sexo de las semillas de marihuana. Vamos allá.

Según estudios, las plantas de marihuana manifiestan su sexo acorde a los niveles hormonales que regulan el ácido giberélico (GA) y el etanol. Altos niveles de ácido giberélico en las plantas producen que éstas se vuelvan hembras. En cambio si se estimula la producción de etanol, las plantas se vuelven machos. Ante condiciones favorables de cultivo es el ácido giberélico el que aumenta en concentración y favorece la manifestación de una mayor número de plantas hembras.

Podemos definir la feminización como la técnica utilizada en cannabis para obtener semillas que sean 100 % hembras. Esta técnica consiste en revertir a macho plantas que se han manifestado originariamente como hembras. Con el polen que producen estas plantas revertidas se polinizan plantas madres, obteniendo como resultado semillas feminizadas, ya que se poliniza con polen que procede de un macho que en su origen era una hembra.

La técnica con la que hoy día se obtiene un mayor porcentaje de reversión es la realizada con tratamientos a partir de Tiosulfato de plata o STS. Se parte de esquejes de plantas hembras seleccionadas que proceden de semillas regulares. Es importante que los esquejes padres y madres estén perfectamente enraizados y esterilizados previamente. Una vez estén enraizados los colocamos en su recipiente definitivo.

Ahora queda iniciar el cultivo. Pondremos los padres en un crecimiento de 18 horas de luz diurna durante dos semanas. Cuantos menos machos por hembra, menos tiempo han de estar creciendo los machos. Luego pasamos los padres a 12 horas de luz diurna y ponemos los esquejes madre a 18. Por ello se necesitan dos espacios aislados el uno del otro. Al día siguiente de que los padres hayan estado a 12 horas, aplicaremos el primer tratamiento con STS, que puede ser diluido o aplicado en altas proporciones. Para un resultado óptimo, apagaremos todos los sistemas durante 24 horas, incluidas las lámparas. Repetiremos este proceso cada siete días, y si las condiciones son ideales las primeras flores macho deberían crecer a los 20 días.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *